¿Por qué la carne a la brasa sabe mejor?

Barbacoa o parrilla pequeña con carbón encendido y listo para asar

¿Por qué la carne a la brasa sabe mejor?

Todos sabemos por experiencia propia que la carne a la brasa de leña es la que mejor sabe. Ni la carne asada al horno ni la cocinada a la parrilla eléctrica ni la preparada al carbón pueden llegar a igualar el impresionante sabor de la carne a la brasa de leña. Incluso podemos afirmar que no todas las carnes a la brasa saben igual. Los argentinos sabemos que el sabor de la carne cambia según el tipo de madera que usemos y que hay maderas mejores que otras para cocinar. Pero, ¿por qué se produce este cambio? Hoy queremos desvelar los secretos de la carne a la brasa y de su sabor único e inconfundible.

El humo

El primer secreto de la carne a la brasa de leña es el humo. El humo es la manera más antigua de sazonar la comida, ya la usaban los cavernícolas. El humo es una mezcla de gases y líquidos en suspensión que se producen cuando quemamos madera. Son estas sustancias las que penetran en la carne mientras la cocinamos a la parrilla y le otorgan ese sabor tan característico. Por eso, cuando cocinamos nuestra carne al horno, al carbón o con la parrilla eléctrica, no obtenemos ese sabor característico que otorga la cocción con humo.

Las maderas

Pero no todos los humos son iguales. Las sustancias que contiene el humo dependen de la madera que estemos quemando. Es por eso que algunas maderas son más recomendables para hacer carne a la brasa que otras. Las maderas más deseables para las parrilladas son las llamadas maderas duras, que no contienen mucha resina y que aportan algunas sustancias que otorgan un rico sabor a la carne.

Y entonces ¿cuál es la mejor madera para preparar una rica carne a la brasa? Las maderas que mejor sabor aportan a la comida son el nogal, el roble, el cerezo, el manzano, el ciruelo y algunos otros tipos de árboles frutales. Sin embargo, algunas de estas maderas no generan suficiente calor para cocinar bien la carne a la brasa. También puede ocurrir que no podamos conseguir suficiente cantidad de ellas para hacer una buena parrillada. En esos casos podemos hacer “trampa” y usar astillas de una determinada madera junto con otra fuente de calor para conseguir el sabor que buscamos en nuestra carne.

El carbón

¿Y qué ocurre con el carbón? El carbón es el producto que se obtiene al “cocinar” la madera con unas técnicas determinadas. Este proceso hace que la madera se seque y se vuelva negra. El propósito es que el carbón resultante tenga el mayor poder calorífico posible y que éste dure lo máximo. Por eso el carbón permite cocinar la carne a la brasa más rápidamente, pero sin dejar el sabor a ahumado que tanto nos gusta a los amantes de la carne.

Esperamos haber solucionado todas tus dudas sobre cocinar la carne a la brasa de leña, al carbón o a la parrilla eléctrica. Como ves, cada método tiene sus ventajas, pero si es sabor inolvidable lo que buscas, no dudes en usar la madera de roble o nogal. Los argentinos conocemos todos estos secretos, y ahora tú también. Disfruta de la carne en su mejor versión y deja boquiabiertos a todos tus amigos y familiares, contrata nuestros servicios!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: