Receta para preparar lechón a la parrilla

cerdo a la parrilla

Receta para preparar lechón o cochinillo a la parrilla

El lechón a la parrilla es una de las piezas del asado argentino preferida por muchos. Y no es de extrañar, porque el lechoncito es delicioso si se prepara correctamente. Es cierto que el asador debe estar unas 6 horas prestando atención a las brasas, pero prometemos que merece la pena. Por eso hoy en Brasas y Sabores queremos traer esta receta para preparar lechón a la parrilla de forma deliciosa.

El lechón es el nombre que damos a los cerdos jóvenes que todavía están en el periodo de lactancia. Como los lechones se alimentan a base de leche materna y algo de grano y maíz, su carne es tierna y sabrosa. Por eso el lechón asado es tan popular en Argentina y hace las delicias de grandes y pequeños. Veamos cómo se prepara un buen lechón a la parrilla.

Lo primero que debemos hacer es elegir el animal que vamos a cocinar. Para que nuestro lechón a la parrilla sea lo más delicioso posible, debemos elegir un animal blanco y robusto, que se vea limpio y fresco. Su peso ronda los 8 a 10 kg, aunque el tamaño del lechón dependerá de la cantidad de personas que acudan a nuestro asado argentino. Podemos calcular más o menos un kilo por cada comensal.

Preparación del lechón a la parrilla

Una vez lo tenemos en casa, debemos preparar el lechón para su cocción. Debemos limpiarlo muy bien bajo un chorro de agua y quitar todos los elementos indeseables. Para darle el mejor sabor a nuestro lechón asado debemos adobarlo por lo menos unas 12 horas antes de cocinarlo, aunque si podemos dejarlo durante 24 horas en la nevera, mucho mejor. Así nuestro lechón a la parrilla será realmente espectacular.

En cuanto al adobo del lechón a la parrilla, hay tantas maneras de hacerlo como asadores. La manera más fácil de condimentar el lechón es sumergirlo en salmuera, que no es otra cosa que agua hervida con mucha sal. También podemos usar salsas, como el chimichurri, o combinaciones de condimentos, como el perejil, el tomillo, la pimienta, el vinagre o el limón. Si tenemos alguna manera favorita de adobar la carne para nuestro asado argentino, también podemos usarla para adobar el lechón a la parrilla.

Finalmente, colocamos el lechón en las brasas para que comience la cocción. Podemos cocinar el lechón asado a la parrilla o a la cruz. La cruz es la forma tradicional de preparar el lechón y consiste en ensartar el animal en una pieza metálica, atar las extremidades y colocar la cruz inclinada sobre las brasas. Si no disponemos de cruz o de espacio donde colocarla, podemos cocinar el lechón a la parrilla.

En ambos casos, debemos colocar el lechón asado primero por la parte de las costillas hacia el fuego y esperar unas dos o tres horas a que se cocine por este lado. Después le damos la vuelta y esperamos otras dos o tres horas a que la carne termine de cocinarse correctamente. Sabremos que está listo cuando la piel o cuero del lechón se vea crocante y dorada. Si queremos conseguir una textura más crocante todavía, podemos pintar el cuero del lechón a la parrilla con aceite de oliva poco antes de finalizar la cocción. Por último, podemos acompañar el lechón ya cocinado con las ensaladas y salsas favoritas de nuestros comensales. ¡Solo falta disfrutar de este impresionante manjar!.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: